El envejecimiento se asocia a la pérdida de peso, pérdida de masa ósea y de calcio corporal total. La masa muscular disminuye un 2.1% en un año después de los 50 años. Esta pérdida de masa muscular y al exceso de masa grasa se conoce como obesidad sarcopénica.

Una buena salud oral requiere la presencia de dientes o prótesis adecuada y buen flujo de saliva. El adulto mayor limita el consumo de alimentos que son difíciles de masticar. La xerostomía interfiere con la ingestión de alimentos debido a problemas que van desde masticar, dificultades para tragar y puede ser un problema importante para el funcionamiento bucal.

La enfermedad inflamatoria intestinal es un grupo de enfermedades que cursan con inflamación del tubo digestivo, pero en la práctica clínica, se hace referencia a la colitis ulcerosa, a la enfermedad de Crohn y a la colitis indeterminada. 

La malnutrición es una característica común de la enfermedad inflamatoria crónica intestinal. Las deficiencias nutricionales o la incapacidad para mantener el peso ideal ocurren en 50-70% de pacientes con enfermedad de Crohn y en 18-62% de pacientes con colitis ulcerosa. Por este motivo es muy frecuente que se precise un adecuado soporte nutricional. En estos pacientes se debe utilizar la nutrición enteral a menos que existan contraindicaciones.

Existen varios factores que influyen en la patogénesis de la malnutrición en la enfermedad inflamatoria crónica intestinal: reducción de la ingesta por anorexia, ayuno "terapéutico", obstrucción intestinal, dispepsia inducida por fármacos, malabsorción de nutrientes debido a una diarrea, inflamación de la mucosa, resecciones intestinales, sobrecrecimiento bacteriano o más determinantes, aumento del metabolismo gracias a la inflamación y ulceración de la mucosa, complicaciones sépticas, tratamiento con corticoides y pérdida enteral de proteínas a causa de inflamación/ulceración de la mucosa, fístulas.

El soporte nutricional como tratamiento primario no está indicado en adultos, salvo en caso de intolerancia o falta de respuesta al tratamiento médico. Por el contrario, la nutrición enteral se considera el tratamiento de primera línea en niños.

El objetivo de la estrategia nutricional en los pacientes con este padecimiento, es evitar la aparición de la malnutrición y sus consecuencias negativas en la evolución clínica de la enfermedad. El soporte nutricional artificial es esencial para el cuidado de pacientes con enfermedad inflamatoria crónica intestinal, especialmente aquellos con malnutrición, intolerancia al tratamiento médico y en los niños, en los que la malnutrición puede producir un retraso del crecimiento.

La nutrición enteral debe administrarse entre 6 y 8 semanas como tratamiento único sin ingerir otros alimentos salvo líquidos. La cantidad requerida va a depender del déficit nutricional y de la ingesta de nutrientes recomendada. Si no es bien tolerada, podemos empezar administrándola mediante sonda naso-gástrica, normalmente con un aumento gradual de la cantidad y vigilando la aparición de un posible síndrome de realimentación. Al final del período de la nutrición enteral reintroduciremos los alimentos de forma progresiva y lentamente 

Medintegra Nutrición Especializada Monterrey le ofrece toda la gama de accesos enterales necesarios para la administración de nutrición enteral.

 

La nutrición enteral se considera que es el aporte de sustancias nutritivas directamente al aparato digestivo. En sentido amplio, incluye también la administración por vía oral de dietas de composición química definida, como única fuente nutritiva o como suplemento.

La nutrición enteral está indicada en cuatro grandes grupos de pacientes:

  1. Cuando la ingesta de alimentos por vía oral se hace imposible. En general, se trata de pacientes con problemas de disfagia secundarios a trastornos neuromotores, con tumores en alguna parte del aparato digestivo o que han sido sometidos a cirugía maxilofacial u otorrinolaringológica. Se incluirían en este grupo a aquellos pacientes con procesos degenerativos del sistema nervioso central, accidente cerebrovascular, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, etc.
  2. Cuando hay un aumento de las necesidades nutritivas, que hace imposible alcanzar el aporte nutricional total con alimentos naturales; por ejemplo, los pacientes desnutridos que deben someterse a intervención de cirugía mayor programada o trasplante.
  3. Si el paciente presenta alteraciones en la absorción de nutrientes. En este grupo se incluyen los pacientes con síndrome de intestino corto grave, insuficiencia vascular mesentérica, resección amplia pancreática, etc.
  4. Situaciones clínicas que cursen con desnutrición grave: enfermedad inflamatoria intestinal y enfermedad de Crohn (aumento de las pérdidas gastrointestinales y malabsorción), caquexia cancerosa por enteritis crónica por tratamiento quimioterápico/radioterápico, pacientes con fístulas enterocutáneas de bajo débito, etc.

Será una contraindicación absoluta la existencia de una obstrucción intestinal completa, o la presencia de perforación gastrointestinal, íleo paralítico, vómitos o hemorragia digestiva alta aguda.

Si el paciente puede utilizar la vía oral, ésta será de elección. En este caso es aconsejable utilizar preparados saborizados para hacer agradable su ingesta al paciente. Actualmente, se dispone de distintas alternativas comerciales, tanto en sabor (dulces, salados, frutales) como en consistencia (líquida, pudding) o presentación (botella, brik, copa)

Si no es posible utilizar la vía oral, será necesario administrar la nutrición a través de una sonda, que puede ser nasogástrica, nasoduodenal o nasoyeyunal, en función de dónde llegue el extremo distal de la misma. La selección del acceso enteral se hará en función de la anatomía gastrointestinal, el riesgo de broncoaspiración del paciente y la duración prevista de la nutrición enteral.

La posición de la sonda determinará el tipo de dieta, la velocidad de administración y el volumen diario máximo que se debe administrar. Si es previsible que el paciente necesite nutrición enteral por sonda durante un período largo de tiempo (más de 2 meses), se aconseja utilizar vías endoscópicas: gastrostomía (gastrostomía endoscópica percutánea), duodenostomía o yeyunostomía (la inserción se hace a través de un orificio exterior en el estómago, y el extremo distal de la sonda llega al duodeno o el yeyuno). Presentan la ventaja de ser más cómodas y estéticas para el paciente. Se minimiza el riesgo de broncoaspiración y extracción de la sonda por parte del paciente.

Medintegra Nutrición Especializada Monterrey le ofrece toda la gama de accesos enterales necesarios para la administración de nutrición enteral.

Uno de cada 2 personas mayores está desnutrido en el momento de su ingreso en el hospital. Muchos de ellos ni siquiera se dan cuenta de que lo están, pudiendo presentar un peso normal o sobrepeso, pero tener bajos niveles de músculo o masa libre de grasa.

La pérdida de fuerza, músculo y energía pueden intensificarse en pacientes desnutridos y en aquellos con problemas de salud como infartos cardiacos y neumonías.

Facebook Feed

URELESS

Ureless es un Gel BioDigestivo con prebióticos (inulina de agave azul) y probióticos (Bifidus bacterium Bi-07 y Lactobacillus Rhamnosus NH001).
+ información
Ureless gel biodigestivo con prebióticos

SUPPORTAN

Supportan es un suplemento alimenticio diseñado específicamente para cubrir las necesidades nutricionales de pacientes oncológicos
+ Información
Supportan sumplemento alimenticio

Fresubín

Fresubín es una Fórmula Polimérica para paciente diabético o con intolerancia a los carbohidratos. Disminuye el riesgo de desnutrición en el paciente diabético
+ Información
Fresubín para paciente diabético o intolerante a carbohidratos

Ensure

Ensure es un suplemento alimenticio completo para personas que requieren apoyo nutricional con los beneficios adicionales de los prebióticos.
+ Información
Ensure suplemento alimenticio con prebióticos

Search